Los Llanos de Jerez, 10 y 12 / 28823 Coslada (Madrid) Tel: (+34) 916603000
Noticias

Ejecución de anclajes en taludes mediante mástil hidráulico, acoplado en retroexcavadora. Transplante de la flora autóctona

La obra de Estabilización del Faro de Torres (Gijón) fue adjudicada por la Autoridad Portuaria de Gijón a la empresa GEOCISA, a fin de consolidar el escarpe rocoso del cabo de Torres, sobre el que se asienta el faro del mismo nombre. El faro entró en servicio en 1924 y presenta una estructura octogonal, contando con un edificio de dos plantas adosado al mismo.

 

Más allá de su uso portuario, desde 2001 el faro es parte integrante del Parque Arqueológico Natural de la Campa de Torres, habiéndosele dotado de función museística y administrativa;

adicionalmente, su mirador exterior se emplea como centro interpretativo de las aves marinas del entorno

(Fig. 1).

01

02

 

03

 

El faro se sitúa a unos 70 m sobre el nivel del mar (ver Fig. 2), estando asentado sobre cuarcitas ordovícicas muy duras, ocasionalmente fracturadas y meteorizadas, con intercalaciones centimétricas de pizarras, caolín y arcillas, de buzamiento desfavorable. Dichas cuarcitas son muy competentes, con R.C.S. estimadas superiores a 100 MPa, alcanzando en algunos casos los 250 MPa. Por su intrínseco contenido en cuarzo, presentan una alta abrasividad.

Esta estratigrafía ha originado dos procesos evolutivos:

– El primero, de carácter global, provocado por la generación de cuevas de grandes dimensiones al pie, por erosión marina, con evolución remontante.

– En segundo lugar, un deslizamiento de lajas progresivo, de tipo planar, que van reptando secuencialmente, hasta llegar a amenazar la base del faro. Soluciones geotécnicas La solución proyectada, diseñada por Fernando Puell, Dr. ICCP, consistía en:

1.- Bulonado corto de las lajas en el lado «NE» y de los pequeños bloques en el lado «NO», trabajando por cortante, y así asegurar la zona más externa del macizo rocoso, descendiendo en cota unos 20 m (Fig. 3).

2.- Bulonado vertical en el lado «NE», ejecutado desde la plataforma superior que, a modo de pasador, cosa los bloques en distinta dirección a su inclinación.

3.- Cosido mediante anclajes profundos, de 30 m de longitud, atravesando la zona susceptible de sufrir deslizamiento. Dichos anclajes son de carácter definitivo, con 10 cables postesados. (Anclajes Activos). Con carácter previo a la ejecución se efectuó un inventario patológico completo, asícomo una campaña de auscultación durante el desarrollo de las actividades (Fig. 5).

Trabajos ejecutados Se iniciaron los trabajos previos de desbroce y bulonado mediante descuelgue de alpinistas, con objeto de fijar los bloques localmente inestables (Fig. 6).

04 05

 

Tras ello, se procedió con la fase de ejecución de anclajes. Aunque inicialmente, estaba previsto el empleo de un andamio descolgado en el que fijar un equipo de pequeñas dimensiones, la exigencia del macizo así como los condicionantes de plazo obligaron a reestudiar dicha solución. Finalmente, Geocisa diseñó ex profeso un mástil acoplado sobre un equipo retroexcavador a, que permitía acceder a los emboquilles con un equipo de altas prestaciones.

La perforación se realizó con diámetro 170 mm, mediante martillo en fondo (DTH) de 6 pulgadas. Se utilizaron bocas especiales para la dureza y abrasividad de la roca cuarcítica, que permitieron perforar cada anclaje en unas 5 horas.

Se utilizó aire como fluido de barrido y no fue necesario revestir, aunque estaba previsto hacerlo mediante sistema Symmetrix si hubiese sido necesario. Antes de recurrir a la entubación, se previó la posibilidad de estabilizar las paredes de la perforación mediante la inyección de espumantes mezclados con polímeros en la línea de aire. Una vez perforados e inyectados los anclajes, la meteorización superficial ocasionó que en la ladera «NO» algunas placas de tesado punzonaran; fue preciso, por tanto, efectuar un refuerzo adicional mediante crucetas para repartir esfuerzos, así como un gunitado de dichas zonas (Fig. 7).

Durante las labores de saneo previas a este gunitado, se observó la presencia de algunos raros ejemplares de berza marina (brassica oleracea var. Sylvestris L), endémica de la zona. Aprovechando los medios especiales disponibles, se habilitó el trasplante de dichos ejemplares, procediendo a su catalogación para un posterior seguimiento (Fig. 8).

08 07

  • 6 may, 2014
  • CREADO POR admin
  • 1 Tags
  • 0 COMENTARIO(S)

CATEGORIES Actividades Noticias

COMMENTS